jueves, 16 de mayo de 2019

Un sueño cumplido

A veces te encuentras en el camino gente muy especial y que sientes que llegan a ser parte de tu familia. Pero cuando esto se consigue a través de los cuentos o libros que escribo es realmente mágico. Y eso es lo que ocurrió con Joaquín. Se enamoró el año pasado de  Toño Cazaimposibles y soñaba con poder conocer a una tal Sandra Araguás. Los astros se unieron y el verano pasado pudimos conocernos. Pero ahora su sueño continuaba y quería poder conocer a la otra parte creadora de Toño Cazaimposibles, su ilustrador, David Guirao. Hubo varios intentos fallidos, incluso una dedicatoria que pasó de mano en mano para lleguar a la habitación de Joaquín. Pero por fin en la Feria del libro de Teruel ocurrió el momento mágico: pudimos reunirnos los tres. 



Os dejo las palabras de su padre en facebook después del encuentro. 

El sueño de mi hijo Joaquín. Una foto con Sandra Araguas y David Guirao. Los padres de Toño Cazaimposibles y de muchas historias más. Una escritora oscense, un ilustrador zaragozano y la magia del libro de Teruel. Esa unión de tres provincias que tantas alegrías me ha dado en la vida. Pongamos que hablo de Aragón.

Gracias a estos dos grandes artistas de nuestra tierra por la sensibilidad que tenéis con los peques. Animo a mis amigos a descubrir la magia de sus historias.

 

Ha sido una suerte poder conocer a Joaquín, ver su amor por los libros, la curiosidad que tiene por todo y oirle pedir más y más. Y una suerte conocer también a Joaquín y Elisenda que consiguen que los sueños de sus hijos no sean imposibles. 

lunes, 6 de mayo de 2019

El día de la madre

El día de la madre mi amiga Tere me mandó un texto de Julia Ward en el que se explicaba de dónde proviene la celebración del día de la madre. Poco o nada que ver con esta fiesta comercial de la actualidad. Todavía andan revolotenado en mi cabeza las palabras escritas en 1870 por esta mujer. Ese año Julia Ward convocó a todas las madres del mundo a rebelarse contra la guerra, en una desgarradora proclama pacifista. Tras aquella propuesta se comenzó a celebrar el Día internacional de la madre. 

Julia Ward
Proclama del día de las madres

¡Levántense, mujeres de hoy! ¡Levántense todas las que tienen corazones, sin importar que su bautismo haya sido de agua o lágrimas! Digan con firmeza: 'No permitiremos que los asuntos sean decididos por agencias irrelevantes. Nuestros maridos no regresarán a nosotras en busca de caricias y aplausos, apestando a matanzas. No se llevarán a nuestros hijos para que desaprendan todo lo que hemos podido enseñarles acerca de la caridad, la compasión y la paciencia'. Nosotras, mujeres de un país, tendremos demasiada compasión hacia aquellas de otro país, como para permitir que nuestros hijos sean entrenados para herir a los suyos. Desde el seno de una tierra devastada, una voz se alza con la nuestra y dice: "¡Desarma! ¡Desarma!" La espada del asesinato no es la balanza de la justicia. La sangre no limpia el deshonor, ni la violencia es señal de posesión. En nombre de la maternidad y la humanidad, les pido solemnemente que sea designado un congreso general de mujeres, sin importar nacionalidad, y que se lleve a cabo en algún lugar que resulte conveniente, a la brevedad posible, para promover la alianza de diferentes nacionalidades, el arreglo amistoso de cuestiones internacionales.

 

Hágamosle caso, levantémonos. O por lo menos, demos sentido a esta celebración más allá de las compras y reflexionemos. Hágamos esta historia y a esta escritora más conocidas y alejemos el consumismo de esta celebración. El día de la madre no es propiedad de las grandes marcas comerciales y de las cadenas de ropa. Las madres somos mucho más y podemos luchar por mundo mucho mejor.

 

martes, 2 de abril de 2019

2 de abril, Día Internacional de la Literatura Infantil y Juvenil


El 2 de abril es el #DíadelaLiteraturaInfantilyjuvenil. Yo hoy quiero celebrarlo recordando un cuento. De pequeña cuando me preguntaban cuál era mi cuento favorito siempre decía "Rapuncel". De mayor me preguntaban y seguía llegando a mi cabeza el mismo título pero no sabía explicar por qué. 
Leticia, una de las bibliotecarias de la Biblioteca Ramón J. Sender, rescató este invierno un cuento que estaba en el depósito. Ese depósito que estaba en circulación cuando yo era pequeña.
Cuando llegué a la biblioteca me encontré con mi infancia de golpe. Era Petrosinella y al abrirlo recordé de golpe por qué me gustaba tanto Rapuncel. 

Este cuento es una versión napolitana de Giambattista Basile con unas ilustraciones clásicas, preciosas. Si pensamos en Rapuncel puede que la historia nos atraiga, pero las versiones que conocemos son la mitad de la que yo recordaba de mi infancia, siempre que lo oía me faltaba algo, siempre que leía alguna versión se me quedaba corta y no sabía por qué. 


Pero al volver a abrir las páginas de Petrosinella entendí porqué  había tenido siempre esa sensación. En él las tres repeticiones se suceden con la madre, con el príncipe, huyen juntos con Petrosinella utilizando el ingenio, les persiguen tres animales, tres veces ella tira objetos para salvarse... Muchísima más trama y acción que la pobre que solo tira la trenza por la ventana. Que pena que se simplifiquen los cuentos tradicionales y se reduzcan las tramas.
Gracias Leticia por rescatar esta joya. Hoy es el mejor día para recordarla.
Y tú que me lees, abre un cuento, busca ese libro de tu infancia que te hacía feliz.

viernes, 29 de marzo de 2019

Paula y el cuento "Sandra Araguás"

Hoy he estado en el cole de Salesianos de Huesca. En el ciclo de infantil están estudiando mujeres aragonesas y me llamaron para que fuera a verlos. Me ha hecho mucha ilusión pero no os podéis ni imaginar la cara que he puesto cuando he visto el cuento que había hecho Paula, de cuatro años. 


Su madre me escribió hace unos días para preguntarme alguna curiosidad sobre mí. Le dije que nací el día que venían los Reyes y que me dejaron un sonajero. Que de pequeña me moría de vergüenza y me ponía roja como un tomate. Que me encanta hablar con abuelas y abuelos y que ellos me enseñan cuentos. Y también le dije que cuando ya no me caben más en la cabeza me pongo a escribir.
Paula ha llevado al cole este cuento con la vida de "Sandra Araguás" para contarlo ella. 
¡Me he emocionado un montón!





miércoles, 20 de marzo de 2019

20 de marzo, Día mundial de la Narración Oral

El 20 de marzo es el Día internacional de la Tradición oral. Para mí es un gran día de fiesta, fiesta de la palabra. 
Hace muchos años que recojo tradición oral: cuentos, leyendas, retahílas, romances... Algunos de ellos me acompañan desde hace años y han llegado a pasar de la tradición oral al papel. Pero lo que realmente es una fiesta es cada vez que encuentro a una niña o un niño que se los aprende de memoria y los devuelve a su estado natural, a la oralidad. 
El domingo estuve en San Esteban de Litera donde vive Meritxell. Hace unas semana su madre me mandó una foto en la que Meritxell estaba contando "Por encima de rama y hoja" en el cole y me emocioné un montón.  Así que no dudé en decirle que cuando fuera a San Esteban contaríamos el cuento juntas.




Y sucedió. Fue maravilloso ver cómo se manejaba con la oralidad, cómo al principio estaba cohibida y luego fue ganando soltura.
Es una gran alegría poder observar que sin ensayos, ni nada, los cuentos tradicionales funcionan y les dan esas estructuras que les permite saltar del papel al mundo oral. Ellos  no conocen nada de la cadena de transmisión, ni del silencio que acompaña a la tradición oral. Solo son conscientes de que les gustan los cuentos, les gustan las historias y pueden ser protagonistas cuando las cuentan. Esto es lo primordial, esto es lo que consigue que se mantenga viva la tradición. 





Tengo en la cabeza a Meritxell pero también estaba Zuar que se sabía Rabadancito o muchas otras niñas y niños que encuentro en las sesiones de cuentos y salen a contar conmigo: Cayetana, Catalina, Leyre en Huesca, Sergio en Zaragoza, el pequeño terremoto Jesús de Cuarte de Huerva o tantos y tantos otros. Para mí esto es lo importante, que los cuentos no sean algo de las cocinas cerradas, de los hogares apagados. Para ellos la oralidad sigue viva y aunque compartan su espacio con el soporte en papel lo realmente importante es que sean capaces de dar el salto y atreverse a prestarles su voz como verdaderos narradores. 
Gracias, Meritxell, por el regalo de poder verte contar conmigo y gracias también por compartir recomendaciones lectoras. 
Os dejo un fragmento pequeñito del inicio del cuento con ella en este vídeo.

Feliz día de la narración oral, 
no dejéis que se acabe sin contar un cuento. 



jueves, 14 de marzo de 2019

Musitando palabras

En enero fue la presentación de "Musitando palabras" el n° 13 de la colección "Letras de año nuevo" que edita el Instituto de Estudios Altoaragoneses para celebrar cada año que empieza. En la presentación me acompañaron Fernando Alvira y José Ángel Sánchez Ibáñez.


Estoy muy feliz de que pensaran en mí para el relato de este año.
Os dejo el artículo que apareció en el periódico.
Esta entrega de la colección Letras del Año Nuevo ha sido la número trece, con ese número raro, teñido de aprensiones, tal y como decía José Ángel. Dice que mi relato le gustó mucho, también las ilustraciones de Manuel Estradera. 


Entre sus páginas encontrarás la historia de una mujer, ya mayor, que podría ser cualquiera, nuestra madre, nuestra vecina, esa a la que te cruzas todos los días cuando vas a la panadería. Sus años son su fuerza, su experiencia le hace actuar con rutina, pero la ilusión que la mantiene viva está precisamente escondida en todos esos años acumulados.
Espero que te emocione, que te sorprenda y que te oigas tras leerlo musitando palabras, susurrando canciones.

martes, 5 de febrero de 2019

En el 2010 conocí a Tista, MªJesús y Boni de casa Lauré de Panticosa. Les entrevisté varias veces y he regresado a su casa unas cuantas más. Ellos me dieron uno de los mejores regalos de mi vida: El Rabadancito. En una de nuestras visitas ya de familia, Tista le enseñó el cuento a mi hijo pequeño y con tres años se convirtió en el rabadancito de nuestra casa. Desde entonces hemos contado el cuento juntos un montón de veces.
El viernes volvió del cole emocionadísimo. Tuvieron una actividad dentro de la Semana cultural con sus hermanados pequeños. Bruno tiene dos hermanadas, una de tres años y otra de cuatro. Carolina le contó que se sabía una canción que le encantaba. Y que había un cuento que tenía en casa que le gustaba mucho. Él le preguntó cuál era y la niña empezó a cantar la canción del Rabadancito. 




Cuando llegó a casa y me lo contó, me emocioné muchísimo. La tradición oral sigue funcionando, puede que el camino ahora sea más complejo, haga falta el oficio de cuentacuentos para que se mantenga en parte viva, haga falta poner por escrito esos cuentos que hasta ahora habían sido orales, pero que alegría ver como siguen vivos los cuentos.
Tista me lo enseñó a mí, el cuento llegó también a mi hijo y a él ahora se lo cuenta su pequeña hermanada del cole sin conocer la relación que él tenía con el cuento.
Estoy maravillada.
Pd. Por cierto la ilustración es de Rabadancito y es de David Guirao.