viernes, 29 de mayo de 2020

#Chucheríadecuento 20: Las uvas y los higos

Esta semana me he despistado y os he endulzado poco los días, así que para compensar vamos con un cuento lleno de dulzura. Dulzura de higos y dulzura de uvas. 


Fotografía: dosomontano.com

Se trata de un cuento etilógico, ese tipo de cuentos que explican las causas de las cosas. En este caso los protagonistas son Jesús y san Pedro, curiosa pareja que aparece en muchos cuentos y que dan explicación a comportamientos del mundo y de los humanos. Suelen aparecer como visitantes observadores, con Jesús como un personaje sensato y justo, y san Pedro, mucho más cercano a los humanos y a sus vicios, como veremos en este cuento.

Espero que os guste. 


lunes, 25 de mayo de 2020

#Chucheríadecuento 19: Los cazadores y el sordo

Hay lunes que tienen que tirar del tren de toda la semana y no siempre es fácil, así que creo que es mejor cargar sus vagones con cuentos que despierten sonrisas. 
El cuento de hoy fue recopilado en Colungo y lo narró Antonio Zamora Bistuer que tenía 91 años. 
La historia, sencilla pero graciosa engloba en pocas frases el ingenio y la agudeza del pueblo. Dos cazadores persiguen una liebre y un labrador entrado en años pondrá de su parte, o no, para tener una buena cena. La situación cómica ocurre al día siguiente cuando los cazadores vuelven a visitar al agricultor. 


Fotografía: www.turismodeobservacion.com

Este cuento está recogido dentro del Catálogo tipológico de cuentos folklóricos aragoneses de Carlos González Sanz, identificado como CG: [1698O] y bajo el epígrafe El labrador se finge sordo y se come la liebre. 

En la versión recogida en el catálogo el labrador es dejado por los cazadores por tonto pero más tarde se encuentra con ellos en el bar y allí es donde les dice qué ha ocurrido con su liebre. 
Sea la versión que sea, la sonrisa está garantizada.
Espero que os guste la chuchería de hoy.


miércoles, 20 de mayo de 2020

#Chucheríadecuento 18: Las abejetas

Hoy es el día internacional de las abejas, por eso quiero compartir un cuento que me contó Mª Rosario Arbués Fontana, de 71 años, en 2014. La entrevisté en Linás de Marcuello haciendo el trabajo de Recopilación de tradición oral en la Hoya de Huesca. 
Ella, emocionada, me decía que se lo contaba su abuelo por las noches cuando eran críos.

Las abejas son uno de los animales polinizadores más importantes del mundo, junto a mariposas, murciélagos, polillas, moscas, avispas... 
Las abejas nos proporcionan miel, polen y cera, tan deseada hasta no hace tanto tiempo para iluminarnos. 
En la cultura rural tradicional eran muy bien valoradas y cuidadas. Algunos informantes me han hablado de ellas con gran cariño por lo trabajadoras que eran y buenas para la vida. Las llamaban la gente pequeña. 

Fotografía: SIPCA

En el Altoaragón las colmenas tradicionales, arnas, se construían con forma cilíndrica con cañas y para impermeabilizarlas de humedades y que invierno conservaran el calor se recubrían con estiércol. Para las bocas se cogían lajas de piedra, dependiendo de la zona pizarra o arenisca, a las que se dejaba solamente un pequeño agujero que hacía de entrada y salida de las abejas. En algunas localidades todavía se pueden encontrar arnales, pequeñas construcciones en las que se colocaban varias arnas bajo techo como en la foto protegiendo este bien tan preciado. 

Arna tradicional


El cuento de hoy es un cuento etiológico que explica la creación de las abejas y sus colmenas. Espero que os guste. 



lunes, 18 de mayo de 2020

#Chucheríadecuento 17: El cura y la epístola

La chuchería de cuento de hoy es una historia muy conocida y graciosa de un cura y su arte para recitar una epístola bastante peculiar. 
En la tradición oral hay muchos cuentos que hablan de curas y caseras, cuentos normalmente que buscan la sonrisa cómplice del que lo escucha. 
El cura o mosen, como aquí se le solía llamar, era una persona que representaba a la autoridad, pero al mismo tiempo y debido al sistema de herencias que funcionaba en el Altoaragón, era una figura muy parecida a los individuos que componían la sociedad, con sus mismas necesidades ya que hay que pensar que muchos hijos segundones que no podían heredar eran obligados a entrar en el seminario para darles una formación y conseguir llegar a ser alguien importante. Por eso muchos de ellos reflejan el deseo de la vida común como cualquiera de sus feligreses.


Fotografía: https://codeseda.com

En los cuentos, además, el narrador podía permitirse la licencia de reírse de la autoridad, pues encontraba un marco donde podía hablar con impunidad y descargar las frustraciones cotidianas que podía acumular en su día a día contra esas figuras. 


La descripción que hace el cura del paso de la mano por distintas partes del cuerpo de la casera es un recurso utilizado tanto en cuentos para adultos como para niños. Los Titiriteros de Binéfar por ejemplo cuentan "¿Dónde le puso la mano el doctor a la tía Micaela?" en el que también podemos ver el cambio de nombres de las partes del cuerpo: montesereno, monte oscuro, margaritas, pisa charcos, etc...

Este cuento fue recopilado en La sombra del olvido. Tradición oral en el Somontano occidental de Barbastro, narrado por Antonio Zamora Bistuer de Colungo. 
Espero que os despierte una sonrisa.


sábado, 16 de mayo de 2020

#Chucheríadecuento 16: La rabosa y las cerollas

La Chuchería de cuento de hoy es un cuentito de una rabosa, que es como se llaman a las zorras en Aragón. Es un cuento que he recopilado en varias ocasiones que busca la sonrisa fácil del que lo escucha. En él vemos la astucia de la que siempre hace gala la rabosa aunque en este caso la suerte no le acompaña del todo.


Wikimedia commons


Como digo es un cuento bastante conocido y lo más curioso es la rima o el juego de palabras que utiliza como conclusión del que he encontrado diferentes variantes.





En esta otra versión recopilada en Colungo y que podéis encontrara en La sombra del olvido. Tradición oral en el Somontano occidental de Barbastro, el informante pide al relámpago que siga iluminando el cielo diciendo:
- Hace, hace como hacías. Hace como hacías. 
Y va y le cae un relampado, qu'era un rayo. Y le cortó el rabo. Y entonces, cuando eso dice: 
- Cajo, cajo, ¡que cerollazo, que cerollazo!, que m'ha cortau el rabo".

El informante fue Antonio Zamora Bistuer de 91 años. 
Me parecen muy interesantes los cuentos de animales, y en especial los de rabosas y lobos, por su agudeza simple y llana. Con ellos aprendemos un montón, el bien, el mal, el ingenio y sobre todo a perder, pues no siempre se puede uno salir con la suya ni conseguir todo lo que quiere. 

Este es un cuento que me gusta mucho y que ha pasado a estar presente en mi casa cada noche de tormenta, pues cuando oímos algún trueno siempre hay alguien que dice:
- ¡Relampandinga, relampandinga...!
Y el que está por ahí alrededor le contesta:
- Pero no tan cerca.

Espero que los cuentos os acompañen también a vosotros. 

jueves, 14 de mayo de 2020

#Chucheríadecuento 15: Las plumas

El cuento de hoy es un cuento con una historia larga. Durante varios años estuve dirigiendo el grupo de "Las yayas también contamos" con Cruz Roja. Nos reuníamos todas las semanas, les leía cuentos, ellas leían también, hacíamos la selección de las historias que nos gustaban y empezaba el trabajo de narración. Con ellas visitamos colegios, bibliotecas y participamos en varias semanas culturales y actos varios.
Una tarde les llevé un cuento que se llamaba "Las manzanas del señor Peabody" publicado por Madonna. La autora explicaba que era una adaptación de un cuento de la kabbalah judía que a ella le contaban de pequeña. Lo curioso fue ver que una de las yayas conocía el cuento, pero contado "al estilo de aquí". 

Fotografía Casa rural Campacruz, Puyarruego



Sobre este cuento ya hablé en este blog en 2012, podeís verlo aquí puesto que fui tropezándome con él en diferentes momentos encontrándolo en culturas muy diversas, cosa que me llamaba mucho la atención.
Os dejo aquí la grabación de Rosa y la explicación del recuerdo que tenía de este cuento. 



 
En el SIPCA, del que sabéis que soy fan, también hay una versión muy parecida a este cuento. Podéis oírla aquí narrado por MªCruz Ferrer Zamora. No se trata de plumas en esta versión, sino de otro elemento también muy dificil de recoger, pero la enseñanza o moraleja es la misma, algo que todos deberíamos pensar y practicar. 
Espero que os guste.

miércoles, 13 de mayo de 2020

#Chucheríadecuento 14: Los pueblos del Valle de la Peña

El valle de la Peña es un precioso valle a orillas del río Gállego, justo embalsado a sus pies precisamente por el pantano que lleva el nombre del valle, pantano de la Peña. Fue construido a principios del s. XX aprovechando la garganta que había abierto el río entre este valle y Riglos.
Los tres pueblos que aparecen en el cuento se sitúan seguidos, tal y como se describe en la historia, Santa María, Triste y Yeste. Nombres bastante peculiares, sobre todo los dos últimos. Según la etimología el nombre de Triste podría estar relacionado con la palabra estrecho haciendo alusión al terreno estrecho y encañonado que el río abre.  


Añadir leyenda

Sobre la etimología de Yeste no he conseguido encontrar información, pero es un lugar con mucha historia, al igual que Triste, pues los dos aparecen en una donación que hace el futuro Pedro III en 1276.
Santa María es del que se conserva documentación más antigua puesto que en 1198 el rey Pedro II de Aragón lo concedió en feudo a los hermanos Lupo y Fortún Ablatí de Bailo.

Lo más curioso de este cuento es ver como la sabiduría popular y su ingenio son capaces de dar explicaciones tan originales como la que vemos en este cuento.  

No es el único que he encontrado sobre estos pueblos, puesto que hay otro humorístico sobre Triste que otro día os contaré. 
Espero que disfrutéis el cuento de hoy. Lo grabamos con las niñas y niños de Tierz en 2009, dentro del marco de Hoya de leyenda con Aragón radio.